ASI EXPRESO LO QUE SIENTO. PARA ELSA LÓPEZ Y GERARDO.


 

1.-
En la fiesta del almendrero
los nervios me entumecían
cuando ustedes me subían
hasta el lugar más cimero.
Vuestras frases se perdieron
dentro la televisión,
esa bella narración
quedó por siempre invisible
cautiva en lo más sensible
de mi humano corazón.
2.-
Fue un presagio inesperado
no olvidaré aquella tarde
fue mi nombre con alarde
por ustedes pronunciado.
Frente a aquel conglomerado
que hacía acto de presencia,
con suma benevolencia
de un prólogo que me honra
un recuerdo que no borra
el curso de mi existencia.
3.-
Es alegría o sufrimiento
navegas en ansiedad
cuando tu alma le da
cabida a algún sentimiento.
Enlutas tu pensamiento
y tu corazón oprimes,
Elsa, aunque me lastimes
queriéndome engrandecer
acepto y tengo que ser
como cada quien lo estime.
4.-
Diseña mi poesía
el traje más decorado
un prólogo que has bordado
con frases de simpatía.
Permítame le sonría
procurando su amistad,
gesto de fraternidad
que a mi décima hace extensa
la que ofrezco en recompensa
de su generosidad.
5.-
Por todo aquello que han hecho
dando luz a mi versión
poseéis un corazón
que no os cabe en el pecho.
Yo me siento con derecho
de expresar lo que he sentido,
con mi décima he aludido
la importancia que les doy,
para que sepan que estoy
sumamente agradecido.
6.-
Para historiar este evento
estas décimas escribo
pero el recuerdo emotivo
lastima mi sentimiento.
Manifiesto lo que siento
como alivio a mi sentido,
siento en mi pecho el latido
ya que en mi corazón guardo
a Elsa López y a Gerardo
como un tesoro escondido.
7.-
Como el eco de un lamento
sufro y en silencio callo
después que busco y no hallo
frases de agradecimiento.
Como expresar lo que siento
sin la frase deseada,
la expresión con la mirada
el mejor testigo mudo
se manifiesta un saludo
sin que pronunciemos nada.
8.-
Si el resumir me conceden
han sido las promotoras
aparte de mi señora
Marlenita y Mercedes.
Y que en mi sentir se hospede
como una imborrable huella,
y como son las estrellas
que me alumbran donde voy,
es por eso que les doy
gracias, en nombre mío y de ellas.

5 de marzo del 2000.

Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.


Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es