DÉCIMAS AL CULTO

1.-

Fue objeto Adrián Candelario
del más penoso desprecio
no han merecido sus versos
lectura en un escenario.
Lo ha dispuesto un secretario
el que aquí un cargo ejercía,
un culto, y no conocía
el sentido del humor
para así darle el valor
que tiene la poesía.
2.-
Sea fea, o sea hermosa
es la décima o cuarteta
el pincel con que el poeta
dibuja todas las cosas.
Pinté en forma generosa
el almendro florecido,
el pueblo donde he nacido
mencioné con gran respeto
pero al ser analfabeto
el desprecio he merecido.
3.-
Desde joven he vivido
prodigándome en los versos
sin comprender los diversos
errores que he cometido.
Soy como un niño dormido
que al despertar me encontré,
con esa frase de usted,
si es inculto mal se expresa
al nacer en la pobreza
nadie soy si nada sé.
4.-
Campos florecidos verdes
mencionarlos he querido
en las sombras del olvido
mis ilusiones se pierden.
Hay muchos que no comprenden
al  no conocer amor,
yo herido por el dolor
ya que fue desde pequeño
el ídolo de mis sueños
el campo y su almendro en flor.
5.-
Como una planta en la tierra
con vegetación escasa
viví de niño en mi casa
humillado por miseria.
Como el que gana en la feria
este estudiado se luce,
pero por saber no abuse
no se muestre en forma altiva
campo que no se cultiva
no se sabe que produce.
6.-
El pobre para estudiar
es igual a un arco iris
que aunque de cerca lo mires
no lo podrás alcanzar.
En forma muy similar
sin saberlo comprender,
aunque traté de correr
buscando la parte opuesta
que en una forma como esta
nunca jamás pude ver.
7.-
El campesino ha sufrido
el peor de los tormentos
en el camino sediento
por el cansancio rendido.
Que instituto  habrá ofrecido
o centro de educación,
la merecida atención
a quien cultiva el producto
los tubérculos o frutos
para nuestra población.
8.-
Aunque usted no valga nada
por ser pobre y analfabeto
merece honor y respeto
siendo una persona honrada.
A este señor no le agrada
alternar con el obrero,
con alpargata y sombrero
donde quiera le has de ver
no por eso deja de ser
honrado, fiel y sincero.
9.-
Sigue el pobre en su pobreza
como eslabón en cadena
mientras que a usted le envenena
el delirio de grandeza.
Dios o la naturaleza
nunca le tenga piedad,
al instinto de maldad
del que sabe y todo puede
yo digo hasta que no llegue
nadie sabe donde va.
10.-
Si usted campesino fuera
con un culto a la ciudad
la ilustrada sociedad
le acoge de otra manera.
Si es que hablar algo tuvieras
nadie te presta atención,
al ser ésta mi opinión
vivo a una norma sujeto
es la honradez y el respeto
la mejor educación.
11.-
El hombre inculto, incapaz
que abastece los mercados
aunque viva marginado
no desprecia a los demás.
En una forma locuaz
aunque expresarme no sé,
lo que siento le diré
al llegar a comprender
que otro debe merecer
lo que yo en usted no hallé.
Fin.
1982

Adrián Candelario Martín.

Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es