HISTORIA DEL PALITO.


 

1.-
Como rutilante estrella
fue mi camino a seguir
tratando de descubrir
el secreto de una huella.
Fui sepultándome en ella
buscando su contenido,
entré en lo desconocido
para mostrárselo a ustedes
tratando de que no quede
en las sombras del olvido.
2.-
El Palito es un lugar
justo en ese desemboque
de el barranco del Roque
a los límites del mar.
Fui con mi padre a pescar
a veces a ese callado,
una historia me ha contado
la recuerdo aunque era niño,
me dijo que Camariño
allí se había desriscado.
3.-
Mi padre me dijo así:
-Camariño y otros fueron
aquellos guanches palmeros
aborígenes de aquí-.
Me indicaba desde allí
la cueva donde vivía,
yo preguntando seguía
y aunque no existía un escrito
de la historia del Palito
me contó lo que sabía.
4.-
El primitivo vivía
del mar y los animales
los recursos naturales
de los cuales dependía.
Con  la lana se vestían
de pieles era el calzado,
por siglos fue respetado
entre ellos sus valores
hasta que los opresores
invadieron su reinado.
5.-
Por el trillo que formó
los invasores venían
y al ver que lo perseguían
de la cueva se alejó.
Saltando vetas llegó
hasta un “caboco” peinado,
como un chivo acorralado
pero con perfecto juicio
se lanzaba al precipicio
antes de ser capturado.
6.-
Gritó que se desriscaba
con todos los diablos juntos
sólo sabía este difunto
la creencia que guardaba.
Solo y desierto quedaba
el mundo donde vivía,
a pesar de tantos días
mencionamos con cariño
la fuente de Camariño
la que existe todavía.
7.-
Si la leyenda no miente
de todas aquellas lomas
en verano las palomas
solían bajar a la fuente.
Tenía una choza enfrente
donde se solía ocultar,
aquel que iba a cazar
apoyándose en el suelo,
lo que vio mi bisabuelo
yo se los voy a contar.
8.-
Con su morral y escopeta
como siempre salió solo
un día de San Bartolo
que todo el mundo respeta.
Llegó al final de la veta
donde siempre se escondía,
allí un chivo aparecía
el agua le salía poca
por los lados de la boca
botaba según bebía.
9.-
Le agarró la puntería
cuando el martillo montaba
el pitón le disparaba
y la pólvora no ardía.
Varias veces repetía
sin que lograra el intento,
pero el chivato sediento
dando un brinco resopló,
por la fuga se alejó
corriendo a la par del viento.
10.-
Abandonó aquel lugar
siendo todavía temprano
y ya lejos “chu Floriano”
quiso el arma comprobar.
Sin que volviera a fallar
el tiro le disparó,
ya viejito esto contó
y aunque era recio y fuerte
a cazar por esa fuente
dijo que jamás volvió.
11.-
Como única en La Palma
quedó  con su nombre eterno
allí la playa El Infierno
ya que nunca tiene calma.
Como ánima de un alma
que no puede descansar,
quien fue de noche a pescar
en el barranco del Palito
decían oír un grito
por el “caboco” bajar.
12.-
No les puedo asegurar
que es cierto lo que he contado
de lo que yo he presenciado
silencio voy a guardar.
Por la tierra y por el mar
he visto algo real,
respeto el bien y el mal
mi confesión siempre es muda,
pero no me existe duda
de algo sobrenatural.
Fin.

Adrián Candelario Martín.


Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es