EL INCENDIO DEL 2000.


1.-
Dibujo con mi versión
el incendio del 2000
fue algo inverosímil
al más temido ciclón.
Desgracia, desolación
nos fue dejando secuelas,
fue su comienzo en Catela
finalizó en La Caldera
sin que nadie detuviera
el paso de la candela.
2.-
Cumpliendo con su deber
personal del Medio Ambiente
frente a la llama candente
nada pudieron hacer.
Y cuando el oscurecer
cerró las puertas del día,
la llama resplandecía
todo el cielo de La  Palma
entre sirenas de alarma
se oían gritos de agonía.
3.-
Muchos fueron evacuados
por caminos y veredas
dentro la densa humareda
que iba cubriendo el poblado.
Todo atrás habían dejado
se acercaban con temor,
un ruido ensordecedor
que su furia producía
todo en ruinas convertía
el fuego devastador.
4.-
Donde el acceso impedía
penetrar al Medio Ambiente
actuando conjuntamente
helicópteros había.
Pero el incendio seguía
sin conseguir su extinción,
no había comunicación
en los pueblos afectados
la candela había quemado
las líneas de información.
5.-
Sin ninguna solución
vemos tres pueblos con luto
todo esto ha sido el producto
de la poca precaución.
Se le parte el corazón
al que esto conocía,
tan diferente a otros días
ya nada corre ni vuela
porque acabó la candela
toda la fauna que había.
6.-
Hacer mención necesito
tengo en el monte un “pajero”
y era al llegar lo primero
el agua a los pajaritos.
Aquel lugar tan bonito
su belleza  nos oculta,
desagradable resulta
contemplar su Medio Ambiente
todo lo que era existente
en cenizas se sepulta.
7.-
Que horror, que dolor sufrieron
los que veían sus corrales
arder con sus animales
que se hallaban prisioneros.
De sus viviendas huyeron
seguidos por el temor,
y la persona mayor
que no apagaba candela
pasó la noche de vela
sentado en el mirador.
8.-
Hoy detiene la mirada
aquel hombre campesino
ve sin sombra su camino
y sus tierras calcinadas.
Al monte ya no va a nada
ya que todo lo ha perdido,
sus ilusiones se han ido
quedaron rotos sus sueños
son campos donde el isleño
de su producto ha vivido.
9.-
Ya de avanzadas edades
frente al peligro luchaban
a ellos se incorporaban
todas las autoridades.
De otras islas y lugares
sus ayudas nos prestaron,
cuatro hidroaviones llegaron
protegiendo La Caldera
y fue así de esta manera
que el incendio controlaron.
10.-
Se hace en la garganta un nudo
nuestra retina se empaña
al mirar a las montañas
y ver sus pinos desnudos.
Con ese infierno no pudo
ni la mano protectora,
tan sólo nos queda ahora
volver a empezar de nuevo
hasta que vuelva otro fuego
con su llama destructora.
Fin.
2000.

Adrián Candelario Martín.

Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es