MARIZO, FELIPILLO Y EL COCHINO.

1.-
A la compra de un cochino
fue Felipillo y Marizo
pero la suerte no quiso
que llegara a su destino.
Cuando venían en camino
del furgón se tiró abajo,
Julia que ese es su trabajo
limpió el corral y barría
y desde temprano tenía
la comida en el dornajo.
2.-
Felipe llegó cansado
pero corriendo se baja
y fue a levantar la caja
donde lo traía encerrado.
La boca de medio lado
puso cuando comprobó,
que el cochino se escapó
la caja estaba sin nada
y que tan sólo una cagada
fue el rastro que les dejó.
3.-
Volvieron para Los Llanos
mirando en la carretera
sin que ninguno le diera
noticias de aquel marrano.
Marizo alzaba la mano
a todo aquel que venía,
¡era blanco! les decía
y con el rabo cortado,
y viendo el mal resultado
como siempre maldecía.
4.-
Ya cuando al Roque volvían
Marizo pateaba el suelo
y ya bajaba del cielo
más Santos de los que habían.
Ya los vecinos decían:
-viven con ese egoísmo-,
Julia dentro su histerismo
decía: -perdí el marrano
culpo también a mi hermano
que es un pasjuate lo mismo
5.-
Felipe muy caballero
pidió excusa a su mujer
porque es muy triste perder
el lechón y el dinero.
Otra vez un año entero
sin cochino que matar,
-les dijo sin soportar-
carecéis de lucidez
para la próxima vez
soy yo quien lo va a comprar.
FIN.

Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es