DE UN SOLDADO A SU NOVIA.

 


1.-
Después de una despedida
de Las Palmas me alejé
pero por detrás dejé
lo más que quiero en la vida.
Mi novia, mi consentida
quedó en mi pueblo natal,
mi vida ya no es igual
en este suelo palmero,
Begonia cuanto te quiero
linda imagen celestial.
2.-
Quiero hasta ti hacer llegar
Begonia estas poesías
porque al transcurrir los días
más te debo recordar.
El servicio militar
me ha conducido hasta aquí,
pero si vives en mí
en ti cifro mi esperanza
y a pesar de  la distancia
me siento cerca de ti.
3.-
Armas Vegas por ti llora
me hacen falta tus caricias
con tu hechicera sonrisa
y tus frases seductoras.
Largas se me hacen  las horas
quiero a tu lado volver,
sos la razón de mi ser
y de mi sueño el desvelo
pidiéndole a Dios del cielo
no me dejes de querer.
4.-
En tu mirar me perdía
cuando estábamos presentes
y tú apasionadamente
a mi lado sonreías.
De amor yo languidecía
locamente enamorado,
que feliz sería casado
dentro de esa sociedad
quiero ver en realidad
ese deseo soñado.
5.-
Tanto te llegué a querer
que me resulta inefable
ese recuerdo entrañable
que conservo de ese ayer.
Lejos de mí, tú as de ser
de mi tristeza el dolor,
cual rendido adorador
de ti Begonia querida
sería imposible mi vida
si me faltara tu amor.
6.-
No puedo darme a la calma
en mi pecho hace cabida
esa ilusión consentida
que se desprende de mi alma.
En el cuartel de La Palma
cavilando me lo paso,
cuando salga mi reemplazo
a tu lado quiero ir,
es mi querer y sentir
estrecharte entre mis brazos.
7.-
Sumergido en ansiedad
me siento en mi juventud
porque vivo al no estar tú
en la inmensa soledad.
Mi nostalgia hasta ti va
envuelta en las poesías,
al ser tu vida la mía
podría calmar mi tormento
porque me siento contento
si te sirven de alegría.
Fin.
23-6-1991.


Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.


Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es