DESPEDIDA A DON GERARDO

 
1.-
Mi compadre hace unos días
fue a casa por un encargo
me dijo” pa” Don Gerardo
hágame unas poesías.
Para esa categoría
búsquese usted otro poeta,
la contesta no es correcta
por tratarse de un amigo
¡hágame lo que le digo
Un compadre se respeta!.
2.-
Don Gerardo me ha contado
que ya se halla en camino
han cambiado su destino
de clases para otro lado.
A él siempre le ha gustado
el tema en la poesía,
en nombre mío le envía
aquello que a bien tuviera
ya que así de esta manera
nos recordará algún día.
3.-
Todo aquel que es apreciado
pronto se aleja de aquí
cual es el motivo a mí
mil veces me he preguntado.
Será delito o pecado
si algún día lo olvidaremos,
ya que tanto le debemos
por el buen trato a los niños
con todo amor y cariño
siempre le recordaremos.
4.-
Lo elogio por su grandeza
que conserva en su interior
al tratar con tanto amor
al que vive en la pobreza.
No hay preferencia en la mesa
nunca con los colegiales,
distintas clases sociales
nunca existe entre los niños
“pa” todos igual cariño
allí todos son iguales.
5.-
A los niños que ha educado
a ninguno le ha hecho mal
en su análisis moral
no debe haber un pecado.
Es usted muy apreciado
dentro de nuestras esferas,
por eso es que aquí le espera
todo el que le conoció
está mi compadre y yo
en la página primera.
6.-
En forma muy natural
no importa con quien esté
le viene a ofrecer a usted
un saludo muy cordial.
No distingue en lo social
a nadie por su saber,
yo diría al comprender
el valor de su persona
que como el rey la corona
un don debe merecer.
7.-
Al terminar la carrera
de su vida transitoria
Dios conmemore de gloria
su alma el día que muera.
Y si por desgracia fuera
en una edad prematura,
como el recuerdo perdura
en nombre de usted algún día
envío una poesía
a su triste sepultura.
8.-
Ya cuando se encuentre ausente
recordará mi familia
a esta persona sencilla
honorable y complaciente.
Fue en su trato permanente
con todos muy comprensivo,
de esta forma adiós le digo
ya que del pueblo se aleja
y no olvide que nos deja
recuerdos de un buen amigo.
Fin.

Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es