DON JUAN EL ARRENDATARIO.

 


1.-
Tenía tratada un agüita
a un señor de Aguatavara
en cinco mil duros es cara
pero al fin se necesita.
Cuando fui había una viejita
me dijo: -yo por desgracia,
soy nadie en esta casa
nada le puedo decir
mucho no tarda en venir
espere usted en la terraza-.
2.-
Como esperar no podía,
dígamele usted a Don Juan
que por aquí estuvo Adrián
que ya volverá otro día.
Por si de mí desconfía
voy a dejarle el dinero,
me dijo: -no caballero
mi yerno es un hombre amable
de una conducta intachable
entre los tijaraferos-.
3.-
En forma honrada y sencilla
aunque mi salud no es mucha
siempre vivo en esta lucha
“pa” socorrer mi familia.
Ya había comprado semilla
“pa” sembrar como otras veces,
si es que un viaje se me ofrece
de paso veré a Don Juan
pero han sido, son y serán
incumplidos los burgueses.
4.-
El tomate se perdió
todavía en el semillero
porque Juan el puñetero
sin el agua me dejó.
Adrián gracias le mandó
creo que ya las recibiera,
a él y su compañera
les desea el puntagordero
se sequen los minaderos
y que de sed se murieran.
Fin.

 Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es