UN CAMPESINO IRACUNDO.

 


1.-
El comentarles quisiera
lo que le ocurrió a Don Quico
cuando su esposa y su chico
cogían unas vinagreras.
Que se pierden donde quiera
ya el campo olvidado está,
de él nuestra sociedad
se aleja más cada día
pero existe todavía
derecho de propiedad.
2.-
La esposa de Quico tiene
una cuernisa en la cuadra
con el cuido de la cabra
esta mujer se entretiene.
Todos los días va y viene
después de haberla ordeñado,
a cogerle algún puñado
a lo ajeno suele ir
y ese día iba a salir
con un número premiado.
3.-
Por la orilla del canal
ya que allí todo se pierde
Teresa buscó algo verde
para echarle al animal.
A nadie pensó hacer mal
no lo juzgaba un delito,
don Pancracio le dio un grito
que el barranco se tembló
el eco se repitió
en la costa del Palito.
4.-
Cuando a la granja llegó
tartamudeo sin hablar
quería y no podía contar
a Quico lo que pasó.
Por más que le preguntó
el miedo la entumecía,
y ya después que salía
de un suspiro profundo
se despidió de Fagundo
a él jamás volvería.
5.-
Ya don Quico se llevaba
las manos a la cabeza
porque sabía que a Teresa
algo grave le pasaba.
Ella en su mente alojaba
aquel recuerdo infernal,
Teresa ha quedado mal
de angustia, de nerviosismo
porque el grito fue lo mismo
que el del fantasma del mal.
6.-
Es algo que no me explico
Pancracio a lo que se atreve
hace veinte años le debe
unos pastos a Don Quico.
Todo lo injusto critico
es demasiada torpeza,
si es que analiza regresa
a su uso de razón
iría a pedirle perdón
a la señora Teresa.
7.-
Pedirle excusa quisiera
a Teresa de mi parte
y si mi idea comparte
no vuelve a las vinagreras.
Hay piensos por donde quiera
gástese usted las pesetas,
si no es suyo, no se meta
buscando la rama verde
es bueno que usted recuerde
que lo ajeno se respeta.
8.-
Ya después que se enteró
que fue Teresa y su hijo
su forma de actuar maldijo
con pena se arrepintió.
El error que cometió
no lo podrá subsanar,
pero debes recordar
que le has causado temor
sintonízate mejor
cuando vuelvas a gritar.
Fin.


Adrián Candelario Martín.
Todos los derechos de autor reservados.
Para saber más, contacte con Abogado@JuanAntonioBenjumea.es